Qué hacer en la crisis de lactancia de los 3 meses

¿Quién dijo que la lactancia materna fuera fácil? ¿No sabes qué hacer en la crisis de lactancia de los tres meses?

Por desgracia las complicaciones al dar el pecho no solo se resume en que te pueden salir grietas o tener mastitis, entre otras. También los bebes pasan por diferentes crisis de lactancia en las que hay que saber cómo enfrentarse a ellas. Cualquier mamá que esté en esa situación se preguntará qué hacer.

Qué hacer en la crisis de lactancia de los 3 meses

Si no tenemos constancia de que estas crisis existen, puede llevarnos al error tan común y tan humano de suplementar al bebé con leche de fórmula. Y ello nos llevaría a la posterior pérdida de producción de leche.

A mí me pasó con mi primera hija, con la que estuve las 2 primeras semanas con lactancia exclusiva, con lactancia mixta hasta los 3 meses. Y a partir de ahí con leche de fórmula.

Con mi segundo hijo quise informarme más y me di cuenta de que había cosas que no hice bien con la primera. Y como no quiero que a ti tampoco te pase lo mismo, te explico brevemente y te cuento mi experiencia por si puede servirte de ayuda.

Para empezar existen varias crisis del lactante. Está a las 2 semanas de vida, al mes y medio aproximadamente, a los 3 meses, al año y a los dos años.

De todas ellas la peor con diferencia es a los 3 meses. Por eso vamos a centrarnos en ella. Yo ahora mismo estoy en plena crisis, aunque mi hijo ya tiene cumplidos los cuatro meses.

Si todo ha ido bien y estás dando el pecho en exclusiva, esto se puede torcer entre los 3 y 4 meses de vida de tu hij@. Notarás que el bebé empezará a quejarse cuando le pones al pecho. Se estirará hacia atrás con mucha fuerza. Llegará incluso a llorar bastante o se distraerá con cualquier sonido o luz que tenga cerca.

Qué hacer en la crisis de lactancia de los 3 meses

Lo primero que se tiende a pensar es que ya no tienes leche y por eso te rechaza. ERROR! Tenemos leche de sobra pero nuestro hij@ tiene que aprender un proceso nuevo. Y es que ahora tu pecho es muy sabio y empieza a producir de distinta manera.

Lo que para ellos era como tomarse un biberón cuando se enganchaban a la teta, ahora les va a resultar más costoso. Necesitan estar mamando aproximadamente unos 2 minutos hasta que empieza a salir leche. Por supuesto esto les cabrea y les cansa, y de ahí que puedan llegar a volverte loca cada vez que quieres intentar que coman algo.

Lo curioso es que por las noches suelen estar tan relajados que comen muy bien. Eso es otra característica que suele pasar y que llega a tranquilizarnos bastante. Piensas, si por la noche come bien, entonces es que tenemos leche!

Y también es normal que esté menos tiempo enganchado en el pecho porque succiona mucho más rápido. Lo que antes eran diez o quince minutos comiendo, ahora puede sacar la misma cantidad de leche en cinco minutos. Esto es importante saberlo porque a lo mejor queremos que siga comiendo y en realidad se queja porque ya está saciado.

Otra cosa que me ha pasado es que intentas sacarte leche con el sacaleches y no hay. Tranquila, es algo normal. El bebé ahora toma la leche que necesita en el momento sin desperdiciar ni una gota. El cuerpo es tan maravilloso que genera la leche exacta demandada por tu bebé.

Notarás también que los pechos están más blandos. Ya no se hinchan ni te producen dolor. Y dejarás de notar la subida de la leche cada vez que tu bebé mama. Todos estos procesos son normales. Aunque entiendo que puedas llegar a pensar que no produces más leche. A mí me ha pasado.

También es muy normal que tu hijo, a causa de esta crisis, no coja suficiente peso. El mío se ha mantenido prácticamente con el mismo peso durante un mes entero. Sin embargo, no te da la sensación de que pase hambre. Está siempre contento y lo lógico sería pensar que si tuviera mucha hambre llorara sin parar. Cosa que no pasa.

Mi hijo y yo estamos aún en plena crisis y he de admitir que, aun sabiendo todo esto, he tenido momentos de duda. Por eso creo que hay que tener mucha paciencia y tener bien presente que es una crisis más y que pasará.

Esta crisis suele durar un mes, dependiendo de lo rápido que sea nuestro bebé en entender lo que sucede. Yo por ejemplo llevo ya un mes y aún me sigo desquiciando con él.

Lo que tampoco ayuda es que la gente de tu alrededor te estén todo el rato diciendo. «Sigue sin comer bien? A ver si es que ya no tienes más leche.» «Eso es que tiene más hambre, le vas a tener que dar biberón.» Por favor, a todo lo que os digan, no hagáis ni caso. Os lo digo por experiencia porque yo sigo teniendo que aguantar los comentarios y a veces llegan a hacerte dudar de lo que realmente quieres para tu hij@. Aquí la que decide cómo alimentar a su hij@ es la madre, y nadie más, que para eso es la que tiene las tetas.

Así que en resumen, tenemos a un bebé que se distrae con el sonido de una mosca y se enfada porque no tiene su leche al instante. Para intentar sobrellevarlo de la mejor manera, creo que lo mejor es que estemos bien informadas. Conocer las experiencias de otras madres puede ayudarnos o, como mínimo, animarnos para que no bajemos la guardia. Muchas madres terminan dejando la lactancia en exclusiva, muy a su pesar, por culpa de no conocer bien la situación.

Ahora te cuento un poco mi experiencia con el segundo hijo. Como te decía, llevo ya un mes lidiando las tomas e intentando que coma y aún sigo en ello. Tengo la esperanza de que termine pronto pero mientras tanto tengo siempre presente que es una etapa más en la vida de nuestro hij@ y que el esfuerzo valdrá la pena.

Lo que más nos interesa a las madres es ¿qué hacer para que coma? y ¿cómo enfrentarnos a esta crisis? Pues bien, no existe una formula exacta para ello. Por desgracia no encontrarás en ningún sitio las instrucciones donde nos especifique cómo actuar en estos casos.

Puedo contarte lo que yo estoy haciendo con mi hijo. Para empezar, las tomas siempre las solía hacer en un único pecho e iba alternando. Las hacía cada dos o tres horas, intentando no dejarle mucho más tiempo sin comer para que no fuera al pecho desesperado. Hasta ahí todo perfecto, pero en cuanto noté que se estiraba mucho en el pecho y se quejaba supe que había dado comienzo la crisis.

Fue entonces cuando empecé a ponerle al pecho cada menos tiempo. Esto no sé realmente si funciona bien porque yo me di cuenta que si pasaba poco tiempo directamente no quería ni acercarse a la teta. Era tumbarlo y ya se ponía a protestar. Pensando que esto era debido a que a lo mejor no tenía hambre, pasé a dejar las tomas otra vez cada 2 horas y media o tres horas.

Así he visto que coge mejor el pecho porque se le ve con más hambre. De todas formas, el niño no para de estirarse hacia atrás intentando separarse de ti. Yo lo que hago para que coma es moverle poniéndome de pie como si fuera a dormirle. Con el movimiento consigo que se enganche. Aun así se suelta de la teta todo el rato pero intento ser constante aunque me destroce la espalda. Con paciencia al final consigo que esté enganchado y termine comiendo.

También otra cosa que he cambiado es que ya no le doy solo de un pecho. Le doy de los dos y voy alternando. A veces me toca estar cinco minutos en uno y si veo que no hay manera, le cambio de teta. Y si tengo que volver a ponerle en el otro pecho, lo hago. Así hasta que vea que come. Eso si, siempre intentando no obligarle para que no coja manía 😂. Una vez que notas que está tragando (yo lo aprecio fácilmente porque se le escucha) controlo el tiempo porque así sé que si en cinco minutos o más se ha soltado es que ya ha comido.

En definitiva, lo que antes tardaba cinco minutos de reloj en la toma, ahora me tiro media hora fácilmente. Pero al final consigo que coma. El truco supongo que está en ser constante, paciente y probar de vez en cuando. Si resulta que no come, no pasa nada. Esperas media hora como mucho y lo vuelves a intentar. Al menos yo lo estoy haciendo así y parece que resulta aunque evidentemente no coma tan bien como uno quisiera.

No sé si habrá formas mejores de actuar para que coma bien. Si conocéis alguna que os haya funcionado, me encantaría saberlo! Supongo que lo importante es estar tranquilas y saber que todo pasa.

Edito a día 26/11/2019: mi hijo acaba de cumplir los 5 meses y lleva dos semanas comiendo super bien y vuelve a coger peso. Así que el mensaje es: «Todo pasa. Tranquila, sé paciente, tienes leche de sobra y pronto volverá a comer bien«. Ánimo!! 🙂


Y tú, ¿qué hiciste para que comiera? ¿estás en plena crisis como yo?

Espero que os resulte útil la información, dejádmelo en los comentarios. Y si queréis contar vuestra experiencia o añadir algo importante que podría servir de ayuda a alguna mamá, no dudéis en escribir. Me encantará responderos y que podamos compartir entre todas nuestras experiencias. Tenéis mi correo también clubnuevospapas@gmail.com para comentar cualquier cosa.

Otros post interesantes donde se habla sobre este tema y que también puede servirte de ayuda son:

» https://www.laboratoriodemama.com/2017/10/16/la-crisis-los-tres-meses-hago/ «

» https://www.criarconsentidocomun.com/la-crisis-de-los-3-meses-cuando-das-lactancia-materna/ «

» https://www.unpapaenpracticas.com/la-lactancia-y-la-famosa-crisis-de-los-tres-meses/ «

Nos vemos en el siguiente post!

Feliz día y mucho ánimo para las mamás que estén en plena crisis de los tres meses!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *