Diferencias entre el primer y segundo hijo

Cuando eres madre, conoces bien aquellas diferencias entre el primer y el segundo hijo. O lo que es lo mismo, entre la ingenuidad de una madre primeriza y el control de una madre experimentada. Si eres madre de más de un niñ@ sabrás de lo que hablo y seguramente conozcas muchas más diferencias además de las que aporto aquí.

Citaremos algunas de las diferencias que solemos encontrar al comparar el cuidado de tu primer hijo con el segundo.

  • Tras la llegada de tu primer hij@, con cualquier tontería llevas al niño a urgencias. En cuanto le asoma un moco ya estás preparándolo para llevarlo al médico.
  • Con el segundo ya sabes a lo que te enfrentas. No estas dispuesto a pasar 3 horas de tu tiempo en urgencias para que te digan que no es nada importante lo que tiene. Chute de Apiretal o de Dalsy y a correr!

  • El primero será un privilegiado porque estrena absolutamente todo.
  • El segundo tendrá que heredar gran parte de lo que dejó el mayor. Y tiene tantos juguetes que no compras más, porque si entra una sola cosa más tendrás que salir tú de la casa por motivos de espacio.

  • Al nacer tu primer hijo no duermes. Estás atento a cada respiración del bebé. Y cuando hace algo de apnea ya tienes que «menearlo» porque te piensas que no respira y se va a ahogar.
  • Es asombroso lo bien que duerme tu segundo hijo. No notas ni un solo momento en el que deje de respirar, y tu también duermes mucho mejor.

  • Sales un fin de semana con tu unico hij@ y parece que llevas la casa a cuesta como si no fueras a volver en meses. Quieres que cada día estrene un modelito pero los «por si acaso« no pueden faltar porque puede pasar de todo!! Y lo que es peor, al volver te das cuenta de que te ha sobrado 3/4 partes de lo que llevaste. Pero aún así en el siguiente viaje vuelves a hacer lo mismo.
  • Sales unos días con tus hij@s y llevas lo justo. Si se manchan ya se lavará allí y si tienen que estar dos días repitiendo pantalones no pasa absolutamente nada.

  • Con tu primer hij@ siempre le lavas la ropa por separado, con un detergente especial. Y planchas toda su ropa aunque salga perfecta de la secadora.
  • Con el segundo no solo reutilizas la ropa de su herman@ mayor, sino que la lavas junto con tu ropa. Y si se mancha un poco tiene que aguantarle una puesta más como mínimo! Es aquí cuando te das cuenta también de que no es necesario planchar la mayor parte de las cosas.

  • Con el primer hij@ estás todo el tiempo estimulándolo y se convierte en un niñ@ super espabilado.
  • El segundo es un superviviente nato. Con dos hijos, tu ya no tienes tiempo para esas cosas! Delegas en tu hij@ mayor que será el encargado de estimularle.

  • A tu primer hij@ le haces miles de fotos y, si es necesario, lo llevas a un fotógrafo profesional porque te sobra el tiempo. Todos los días estás mandando fotos e incluso algunos días envías todo un repertorio del niñ@.
  • El segundo solo se puede conformar con unas pocas fotos para el recuerdo. No te da la vida para más! Mandas una foto al mes y a veces te tienen que recordar que envíes alguna para que vean a tu hij@.

Seguro que se os ocurren más diferencias que a mi se me halla podido pasar. Déjamelas en los comentarios que me encantará leerte y compartir unas risas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *