Costra láctea en los bebés

La costra láctea en los bebés puede llegar a ser un incordio. Sobre todo para el que lo padece ya que la sequedad puede darle muchos picores. Os cuento mi experiencia.

No soy experta en medicina ni sé por qué sale la costra láctea en los bebés. Lo que sí sé es que por suerte este trastorno no es grave y tarde o temprano se quita. Es muy frecuente entre los bebés lactantes por lo que si preguntamos a cualquier mamá, seguramente te dirán que también les pasó a sus hijos.

La costra láctea no deja de ser una dermatitis seborreica en la que aparecen unas costras o escamas amarillentas en el cuero cabelludo. También puede aparecer rojeces y, lo que es peor, puede causarle grandes picores a nuestro bebé.

Sin irnos por las ramas, vamos a ir a lo que nos interesa. La cuestión ahora es ¿cómo eliminar esa dichosa costra láctea?

Yo tengo dos hijos y con cada uno sufrí una experiencia diferente. Con mi primera hija a las dos semanas de vida aproximadamente le salió la costra láctea. Era muy poquita cantidad, pero aun así, como buena madre primeriza, la llevamos al médico para que la viera y nos pautara qué hacer.

Nos dijo lo que más o menos toda madre sabrá si ha pasado por ello. Pero lo menciono a continuación por si eres madre primeriza o quieres estar prevenida para cuando nazca tu bebé.

Las pautas que nos dieron fueron:

  1. Aplicar aceite de oliva o aceite de almendras sobre la cabeza, en las zonas donde esté la costra.
  2. Dejar actuar por lo menos una hora. Hay veces que incluso pueden decirte de dejárselo puesto toda la noche que no va a pasar nada.
  3. Lavar bien la cabeza con un champú neutro muy suave y el agua que no esté demasiado caliente.
  4. Peinar con un cepillo suave en el sentido del pelo para eliminar la costra que esté suelta.

Pero no siempre es tan fácil como seguir estas pautas. O al menos eso me pasó con mi segundo hijo. Pero antes de contarlo, terminar diciendo que con mi primera hija funcionó el aceite de almendras. En cuestión de dos o tres días se le quitó lo poco que tenía.

Sin embargo, con el segundo no fue tan fácil. Es más, debería hablar en presente porque todavía no se le ha quitado del todo. Mi segundo hijo tiene ahora cuatro meses y por suerte ya tiene un tratamiento que le está yendo bien. El día que se le quite del todo y vea que no vuelve a rascarse, lo celebraremos por todo lo alto!

Mi segunda experiencia comenzó bastante despreocupada y optimista. Ya había pasado por eso. Sabía lo que hacer y no era necesario ni siquiera ir al médico. Como con mi hija fue tan bien y se le quitó tan rápido, me confié demasiado pensando que con el niño pasaría lo mismo. Pero no fue así.

El aceite de almendras que usé con mi hija no funcionó. No parecía que fuera a más pero tampoco se quitaba. Así que al pasar unos días y ver que no tenía resultado, cambié. Ahora lo pienso y quizás mi error fue ese. Pensé que como a mi hija se le quitó en dos o tres días, en este caso también debía de pasar igual. Pero no tiene por qué. A cada niño puede costarle más o menos tiempo en desprenderse la costra láctea.

Por tanto, lo que hice fue cambiar a un producto que había visto mi marido en Amazon. Os dejo el enlace aquí por si os interesa y queréis probar.

En los comentarios vimos que iba muy bien para la costra láctea de los bebes. Es un champú que contiene aceite de almendras y caléndula. Realmente no es un tratamiento propio para la costra láctea de los bebés, pero como había gente que lo había utilizado en sus hijos y le había funcionado, quisimos probar.

Por desgracia, el champú tampoco funcionó. No vimos ninguna mejoría, e incluso parecía que se le estaba extendiendo. Así que pasamos al «plan de las abuelas», usar el aceite de oliva de toda la vida. Eso nunca falla! Sin embargo, en mi hijo no sé por qué motivo no le funcionaba. Su cuero cabelludo estaba dando más quebraderos de cabeza de lo esperado. Y lo que era peor, en todo ese tiempo echando potingues a su pelo, él no dejaba de rascarse la cabeza.

Es verdad que la costra láctea no es un problema grave pero cuando el picor se apodera de tu hijo, ahí si tenemos un problema y hay que atajarlo como sea!

Cuanto más se expandía la costra, más le picaba. Además, al tener tan agarrada la costra le estuve peinando bastante por si así le soltaba algo. Error!! Cuanto menos le cepilles mejor. Como le manipules mucho el cuero cabelludo lo único que consigues es empeorarlo y dejarle la cabeza roja.

Así que tuvimos que ir al médico para que le pusieran algún remedio. Nos dijeron que tuviéramos paciencia porque era bastante común y que lo normal es que tardara en quitarse. El tratamiento que nos mandó fue una crema llamada Kelual Emulsión. Os dejo el enlace aquí por si queréis probar, ya que va sin receta.

costra láctea en los bebés

Las pautas a seguir con esta crema es muy parecido al aceite. Pero en este caso al aplicarlo masajeando la zona, solo hay que esperar 15 o 20 minutos antes de lavarle el pelo. Por ahora funciona. Es lento, pero se ve como día a día da la sensación de tener más suelta la costra. Antes le echara lo que le echara, estaba muy agarrada la costra al cuero cabelludo. Pero con esta crema se va desprendiendo sin ni siquiera cepillar el pelo.

Por desgracia no hice una foto de cómo llegó a tener mi hijo la cabeza. Se veía muy bien porque tiene poco pelo y es rubio. Pero si puedo mostrar cómo la tiene ahora tras una semana de tratamiento.

costra láctea en los bebés

Se puede comprobar que aún tiene escamas sueltas y grandes, pero esto es poco comparado con lo que tuvo. Lo mejor de todo es que ya se va notando que cada vez se rasca menos la cabeza y puede dormir mejor. En la crema pone que tarda una semana en verse los efectos, y es cierto. Seguiremos con el tratamiento a ver que tal va y cuando terminemos lo comentaré por aquí por si a alguien le puede ayudar.

Estas fueron mis experiencias. He mostrado los productos que utilicé que, aunque a mí algunos no me funcionaron, no está de más que los conozcas por si en tu caso si resulta. Déjamelo en los comentarios si así fue. Me alegrará saber que he podido ayudar a algún padre en apuros que no sabe qué hacer, como nos ha pasado a nosotros.

Si estás pasando por lo mismo. Ánimo y paciencia!! Que de una forma u otra acaba solucionándose. Suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *