Correas para pasear a los niños

¿Le pongo correas para pasear a mi hijo o simplemente le cojo de la mano? Este tema entra en debate puesto que hay opiniones para todos los gustos. Hay quien cree que poner correas para pasear a los niños es «llevarlo como a un perro» y es de muy mal gusto. Otros sin embargo piensan que puede ser muy útil, y un elemento muy importante, puesto que estamos hablando de la seguridad de nuestro hijo.

Evidentemente no queremos que a nuestro hijo le pase nada. También es verdad que no podemos vivir siempre con el miedo a que le pueda ocurrir algo horrible. Esto por desgracia nos puede pasar a todos en cualquier momento. Podemos salir un día de casa y que se nos caiga una maceta en la cabeza. Eso siempre se ha dicho. Pero los niños tienen una etapa en la que no ven el peligro por ningún lado y no suelen sentir miedo de nada. Esa valentía que desprenden puede no ser tan bueno en determinadas ocasiones.

Existen muchos casos donde el niño se escapa corriendo y sin darnos tiempo a agarrarlos saltan a la carretera y les pilla un coche. Hay niños que corren muchísimo y cuando te quieres dar cuenta, un pequeño despiste puede acabar en tragedia. Este es uno de los mayores motivos por los que mucha gente decide ponerle correas a su hijo cuando salen a la calle.

correas con arnés para niños

También puede llegar a ser muy útil por ejemplo cuando tienes dos hijos, el mayor que va andando y el pequeño en el carro. Si sale solo una persona con los dos es mucho más difícil controlar al mayor, llevando un carrito de bebe.

En mi caso, por ejemplo, tengo una niña de dos años que cada vez corre más rápido. Y además tengo a un bebé por lo que estaría en la situación mencionada anteriormente.

Es verdad que en la calle le enseñamos a mi hija a que tiene que cogerse de la mano siempre que vamos a cruzar. Y lo hace muy bien. Además, está aprendiendo a pararse cuando le decimos que se detenga. Pero no es fácil y ahora mismo está en una etapa donde está constantemente poniendo a prueba a sus padres. Por lo que no puedes fiarte y pensar que va a quedarse quieta, porque podría no hacer caso.

Por suerte, para aquellos padres que puedan ver algo «ofensivo» en llevarlos atados, hoy en día se han inventado otro tipo de «correas«. Estas van enganchadas a la muñeca del niño y a la del adulto que lo acompaña como vemos en la foto de abajo.

correa para pasear al niño

Son como una especie de esposas pero con la cuerda que se estira para darle algo de movilidad al niño. De esta manera le puedes tener bien sujeto al niño y si por algún descuido se te escapa no pasará nada porque no podrá alejarse de ti.

Desde mi punto de vista, creo que es bueno ver este producto como algo que suma seguridad a tu hijo y tranquilidad para los padres. Nunca debe verse como un castigo o como algo malo. Para los niños seguramente no halla problema en ponérselo. Ellos lo entienden muy bien cuando se les explica que es por su seguridad. Al final somos los mayores los que tendemos a crearnos ideas negativas en nuestra mente. Cuando en realidad es un gran invento pero que, por supuesto, cada uno es libre de decidir si su hijo debe llevarlo o no.

Este tema tan controvertido da pie a hablar también de la sobre-protección que se suele dar a nuestros hijos. Cuando nosotros éramos pequeños nos caíamos mil veces, nos dejaban solos y no pasaba nada. Ahora todo ha cambiado. Es verdad que cada vez se escuchan más casos de secuestros, asesinatos o agresiones y esto hace que tengamos el radar constantemente puesto.

Tampoco queremos que nuestros hijos se caigan y se hagan daño. Yo siempre he pensado que es mejor que se caigan y vean lo que pasa. De esa manera aprende y sabe que para la próxima tiene que tener cuidado. Evidentemente accidentes los tenemos todos, y más los niños que andan como salvajes. Y puede dar la mala suerte de que caigan mal y el daño sea mayor. Pero nosotros hemos vivido siempre con ese riesgo y no ha pasado nada de lo que podamos lamentar. Aunque siempre pueda haber excepciones.

A día de hoy yo no llevo a mi hija de 2 años con correas y quiero que aprenda bien a hacer caso cuando le decimos que pare o que me coja de la mano. Pero cada día que pasa corre más y veo muy factible comprárselo y probar. Aunque fuese solo para los casos en los que tuviera que salir sola con los dos.

Y tú, ¿eres de las que prefiere llevarlo de la mano o con correa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *